Home / Ejercicio / Estrés y Ejercicio

Estrés y Ejercicio

El cuerpo humano, igual que el hábitat ecológico o cualquier cosa en el universo, necesita estar en equilibrio. En el ser humano a ese estado se le denomina HOMEÓSTASIS, que es la tendencia del organismo a la estabilidad en su medio interno, pues nuestras células, para mantenerse sanas, necesitan tener las concentraciones óptimas de gases como oxígeno, hidrógeno  nitrógeno y dióxido de carbono. Así mismo, los nutrientes apropiados y en las cantidades necesarias, como carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, así como el aporte del nutriente más importante; el agua, denominado “elemento vital”

También necesitamos mantener en nuestro cuerpo la temperatura ideal, alrededor de 37° C, la presión sanguínea óptima, etc. Cualquier cambio o alteración en ese equilibrio puede traer como consecuencia que nos enfermemos y si esas alteraciones persisten o se incrementan podrían provocarnos la muerte.

 
No es muy difícil enumerar las distintas situaciones de estrés que pueden originar un desequilibrio en nuestro medio interno, o sea en las células de cualquier parte de nuestro cuerpo, que pudiera alterar de manera continua la tan apreciada Homeóstasis. El estrés no es únicamente de origen psíquico como muchas personas creen o conocen. Las situaciones de estrés incluyen “Cualquier estimulo que origine un desequilibrio en nuestro medio interno”, por lo que pueden ir desde calor o frío intensos, escasez de oxígeno, dolor, presión sanguínea alta o baja, envenenamiento o intoxicaciones (humo del tabaco, humo de los automotores, alcohol, drogas, etc.), hasta ruidos intensos (bocinas estridentes, bombas de las iglesias, aparatos de sonido, etc.), o “ideas desagradables”. Por algo se menciona que una de las más frecuentes causas de estrés psíquico es simplemente “la falta de armonía entre lo que se desea y lo que muestra la realidad”.
 
Como podemos ver las causas de estrés son muchas y variadas, que pueden producir igualmente consecuencias al alterar el equilibrio de las células de cualquiera de nuestros sistemas (nervioso, cardiovascular, digestivo, etc.), provocando en un momento dado, enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, cardiopatías etc.), trastornos digestivos (gastritis, ulceras, colon irritable etc.), cansancio crónico, alteraciones psicológicas diversas como estados prolongados de angustia, ansiedad, insomnio, depresión e inclusive deseos de morir.
 

Analizando todo lo anterior, podemos deducir que escapar de las tan variadas situaciones de estrés es una tarea por demás difícil, por no decir imposible, pero sí podemos prepararnos para defendernos mejor o encausarlo de manera apropiada. Aunque se reconoce que la personalidad es un factor muy importante, la baja autoestima, nos puede conducir a niveles de estrés intolerables, con las consecuencias que ya mencionamos. Y es aquí donde el ejercicio proveerá de una ayuda invaluable, sobretodo el ejercicio de fortalecimiento muscular,  pues este eleva los niveles sanguíneos de hormonas y neurotransmisores, como las encefalinas, las Beta-endorfinas, la serotonina y otras más, que tienen relación con la autoestima y el sentirse bien, elevando el lumbral contra el estrés.

 
 
Ejercicios de Fortalecimiento Muscular
 
 
 unnamed

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Top